SI TE GUSTA ESTE BLOG ,RECOMIENDALO

miércoles, 31 de diciembre de 2008

CHULETAS DE CORDERO VILLEROY


En estos días de fiestas y reuniones familiares en casi todas las casas se procura hacer un extra en la comida ,variando el tipo de plato ,los ingredientes o la misma elaboración .
En mi casa había una costumbre (desde que me casé ,costumbre heredada de mi suegra ) y era comer el típico pavo o
pollo de campo en pepitoria y el escabeche de conejo ,comidas que ella hacía mejor que nadie ...pero este año hemos roto con esa tradición que la seguíamos desde que me casé ....por esto de que a veces hay que romper con muchas cosas que nos atan a recuerdos .
Este año se ha pasado al cordero ,en nochebuena lo puse al horno ,simplemente con manteca ,sal ,un poco de ajo , agua y tomillo ,no nos gusta enmascarar el sabor del cordero con demasiados guisos .
El mismo sabor del cordero asado sin mas ....
Para le cena de nochevieja preparé las chuletillas pero con un aliño especial : VILLEROY que es tan simple con dar una baño de bechamel a la chuleta ,dejarla enfriar que solidifique y empanar como normalmente se hace .
Del resto de los platos no hice fotos pues son varios que ya tengo en el blog :
unos canapés ,un pulpo a la gallega ,diversos mariscos y una variada tabla de ibéricos.
24 chuletas de cordero con denominación de origen CORDEREX
150 gr. de mantequilla
150 gr. de harina
1 litro de leche
Un poco de harina para rebozar las chuletas
Pan rallado
2 ó 3 huevos batidos
Abundante aceite de oliva extra para freír
Sal y pimienta
Para la guarnición:
Patatas torneadas o patatas baby en conserva

Las chuletas se aplanan un poco y se doran ligeramente por ambos lados en un poco de aceite.
Una vez doradas se sazonan con sal y pimienta molida y se reservan.
Se funde la mantequilla y cuando esté fundida se añade la harina, dejando que se rehogue sin que tome color.
Una vez rehogada se va añadiendo la leche previamente caliente, sin dejar de remover con una cuchara de madera, se añade sal y un poco de pimienta o de nuez moscada rallada y se mantiene cociendo a fuego suave hasta que la bechamel esté espesa y el sabor a harina cruda haya desaparecido.
Una vez cocida la bechamel se retira del fuego, y se van mojando en ella los molletes de las chuletas, dejando el palo limpio.
Se colocan luego en una fuente ligeramente engrasada y se dejan enfriar totalmente.
Una vez frías, se recorta un poco los bordes irregulares de la bechamel, y se pasan las chuletas, primero por harina, luego por huevo batido, y finalmente por pan rallado, para a continuación freírlas en abundante aceite caliente hasta que estén doradas por ambos lados.
Se escurren sobre papel absorbente y se sirven recién hechas.

2 comentarios:

laviana dijo...

esta receta es como las pechugas que yo hago. pero mira tú que con cordero nunca las hice,nunca te acostarás si saber una cosa más.jaja.gracias guapa

Jesús dijo...

Yo recomiendo en vez de dorarlas en aceite en sarten preasarlas en el horno . Quedan con todo su sabor a cordero asado y a la receta con lo cual se complementan los sabores de una forma genial.